La alimentación y la salud bucodental

La nutrición juega un papel fundamental en nuestra vida diaria. ¿Cuántas veces has escuchado la frase “somos lo que comemos”? Solemos relacionar directamente la alimentación con nuestra salud general, sin embargo, los alimentos que consumimos diariamente influyen en gran medida en la salud de nuestros dientes.

Consumir alimentos saludables y nutritivos aporta millones de beneficios para la salud, tanto mental como física, te hace sentir bien y fuerte, a la vez que te permite prevenir enfermedades.

¿Qué supone una mala alimentación?

Una mala alimentación, como el consumo de alimentos altos en azúcar, puede desembocar en la aparición de graves enfermedades. Las más importantes que afectan a la salud de nuestros dientes se conocen como la caries y la enfermedad periodontal, ¿te suenan? 

Ambas se pueden evitar si mantenemos una correcta higiene bucal tras cada comida, y acudimos a nuestro dentista de confianza cada vez que nos toca revisión. Es la mejor manera de prevenir o detectar cualquier anomalía que pueda aparecer en nuestra boca.

Si tu organismo carece de ciertos nutrientes, puede que tu boca no resista una infección. Esto contribuye a la aparición de enfermedades en las encías y, si no se detecta a tiempo, resulta una de las principales causas de pérdida de dientes en adultos.

¿Qué alimentos son buenos para los dientes?

Para mantener una buena estructura dentaria, debemos llevar una dieta equilibrada y una correcta higiene oral, donde abunde el consumo de frutas y verduras y alimentos sin azúcares refinados añadidos. Este tipo de alimentación está repleta de micronutrientes, vitaminas y minerales, que son fundamentales para preservar la salud dentaria como:

Leche y derivados

Aportan calcio a los dientes, indispensable para reparar el esmalte dental.

Frutas y verduras

Alimentos como las manzanas, las zanahorias y el apio limpian los dientes y contribuyen a mantener las encías sanas.

Alimentos con fibra

Consumir alimentos como las legumbres o los productos integrales, exigen un mayor esfuerzo de masticación promoviendo la producción de saliva.

Agua

Así mismo, beber agua de forma regular es clave para la salud de nuestros dientes, limpia la boca y se deshace de los restos de comida.

¿Cuáles debemos evitar?

Aquellos alimentos “prohibidos” como las golosinas, los refrescos o, en general, alimentos con exceso de azúcares debemos consumirlos de forma ocasional. También, los alimentos con color pueden teñir los dientes debido a los pigmentos que contienen.

Picoteo con consciencia. ¿A quién no le apetece picotear de vez en cuando? Eso está genial, pero procura revisar los valores nutricionales de lo que te comas para comprobar que estás consumiendo alimentos bajos en azúcar y en la medida de lo posible, saludables.

Todo lo que comemos tiene una relación directa con las enfermedades de los dientes. Es altamente importante educar a nuestros hijos desde la infancia a mantener una correcta higiene de nuestra boca, es esencial para que en el futuro, las enfermedades bucodentales aparezcan con menos frecuencia.

En Clínica Dental San Basilio estamos detrás de tu sonrisa.